Boliches piden abrir para intentar frenar las fiestas clandestinas

Boliches piden abrir para intentar frenar las fiestas clandestinas

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Tras un fin de semana plagado de eventos en Córdoba, los encargados de los establecimientos nocturnos aseguran que es la única forma de impedirlas.

En los últimos días se viralizaron videos de fiestas clandestinas en la ciudad de Córdoba y también en el interior de la provincia. Esta es una problemática que preocupa ya que claramente son un potencial foco infeccioso muy grave.

Es por eso que los encargados de boliches, uno de los pocos rubros que aún permanecen cerrados, manifestaron su preocupación. Esta no es solo por la falta de trabajo, sino porque afirman que pueden contribuir a cesar con las fiestas clandestinas.

Así lo expresó José Luis Collado, titular de la Cámara de Discotecas, en el móvil de Crónica Matinal de Canal 10:

«Las discotecas somos parte de la solución, nosotros conocemos quiénes, cuándo y dónde se realizan los eventos y por ende podemos ayudar a desarticularlos antes de que se realicen y abriendo nosotros con un aforo reducido podemos hacer mermar estas fiestas»

A su vez, Collado sostuvo que hay un grave problema de seguridad: «Imagínense un incidente con 1000 personas sin ningún tipo de control ya que no hay seguridad privada ni policías, no hay nada, estamos en presencia de futuros Cromañón».

Por eso es que el titular de la Cámara de Discotecas le solicitó al Ministro de Seguridad de la provincia que los reciba y escuche el pedido del sector. Además, alertó que este fenómeno «se viene acrecentando y se va a seguir acrecentando», por lo cual es necesario que cortarlo ahora antes de llegar a las fiestas de fin de año.

Collado alertó que las fiestas se están profesionalizando: «Antes eran juntadas espontáneas, ahora hay pícaros atrás que están comerciando con la salud y la seguridad de los cordobeses»

Por otra parte, Marcelo Ludueña, productor de espectáculos, también manifestó su preocupación: «Nos parece injusto que hayan fiestas clandestinas y nosotros no podamos trabajar, pero sobre todo es inseguro porque es una fuente de contagios terrible en una casa con 40 o 50 chicos, en un departamento compartiendo vasos y botellas».

Ludueña también habló del malestar que genera no poder abrir los boliches y ver como se desarrollan fiestas clandestinas: «Es como tener mucha sed y ver otro que derrama agua»

Por último, pidió tener una audiencia con la nueva Jefa de Policía «para acercarle algunas cuestiones y datos para que ellos puedan actuar de manera más rápida».

Compartir