Campaña solidaria: juntan tapitas plásticas por Milo y Alma

Campaña solidaria: juntan tapitas plásticas por Milo y Alma

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los dos niños tienen parálisis cerebral y son electrodependientes. Su obra social no cubre en totalidad los tratamientos que necesitan.

Comenzó la campaña solidaria de recolección de tapitas plásticas para ayudar a Alma y Milo, dos niños que viven en Córdoba Capital con su familia adoptiva.

Ambos tienen discapacidad y son electro dependientes. Se alimentan con bomba por botón gástrico.

Su padre, Fernando Romero, es remisero y las horas que no está en su trabajo se dedica a cuidar a los pequeños. Por su parte la mamá, Natalia Bracamonte, tomó la difícil decisión de dejar su trabajo y dedicarse de lleno al cuidado y la crianza de los niños.

El padre dijo en Crónica Matinal, de Canal 10, que la obra social APROSS no cubre en su totalidad los gastos que la familia debe enfrentar mensualmente para tratamientos y medicación.

Por ello, la pareja lanzó la campaña de recolección de tapitas de material plástico para luego venderlas a una planta recicladora.

Alma tiene siete años y sus papás del corazón se convirtieron en su familia de acogimiento desde los 8 meses de vida. Ella tiene parálisis cerebral, bronco displasia pulmonar, EPOC, cuadriplejia en forma espástica no evolutiva. Se alimenta solamente por bomba por botón gástrico, posee traqueotomía asistida permanente por un respirador. Es electro dependiente.

Milo tiene cuatro años y medio. Tiene parálisis cerebral, epilepsia refractaria, es asmático crónico sibilante persistente. Se alimenta con bomba por botón gástrico, tiene traqueotomía. Ambos por momentos usan también tubo de oxígeno.

Los vecinos de Piquillín que quieran colaborar con los hermanitos, pueden acercar sus tapas a «La Caserita», local comercial ubicado sobre calle Velez Sarfield 35 (a media cuadra de la municipalidad). Su propietaria tiene contacto con la familia y desde hace casi un año lleva las tapitas que los vecinos depositan en su negocio.

Compartir