«Tenemos que demostrar que vamos a hacer todo lo que dijimos y más todavía»

«Tenemos que demostrar que vamos a hacer todo lo que dijimos y más todavía»

¡Comparte!

La intendenta de Río Primero; Cristina Cravero, repasa su gestión luego de cumplirse su primer año de mandato: «En el municipio dejamos la vida, y si alguien no lo entiende así, tiene que dejarle su espacio a otro», afirma.

El pasado 12 de Diciembre, la intendenta de Río Primero comenzó su gestión al frente del municipio. La arquitecta Ana Cristina Cravero quedó desde ese momento en la historia de la localidad, no sólo por el puesto que ocupa, si no por ser la primer mujer que accede al cargo máximo de la municipalidad.

«Estoy muy conforme con la gestión, porque mas allá de la adversidad que nos tocó vivir, hemos construido. Ordenar un municipio y entender la administración pública, no es algo menor y además es muy complejo adaptarse a la vida pública», expresa la mandataria sobre su primer año de experiencia en esta función.

«Fue un año duro en muchos sentidos. La pandemia pasó a ser el eje y tuvimos que repensar la administración, porque nosotros teníamos planificada una forma de trabajar, habíamos proyectado un avance del año y de repente nos encontramos con esta situación que puso el eje en la salud», agrega.

«La situación epidemiológica marcó nuestro norte y tratamos de no perderlo nunca, si nosotros no seguíamos esa meta no hubiésemos tenido los excelentes resultados en salud que tuvimos en Río Primero. Esta localidad no paró nunca en ese tema. Implementamos la telemedicina, hicimos hisopados y estuvimos también a disposición de pueblos vecinos», describe la mandataria.

«Muchas veces las decisiones no han sido las mas fáciles de tomar ya que a veces no eran las mas agradables para la comunidad. Pero nuestro fin fue contener a toda la localidad del virus y creo que lo logramos bien», reflexiona.

-Luego de su primero año de gestión, ¿que cualidades adquirió durante 2020, que no tenía en 2019?

No tenía la experiencia principalmente. Cuando asumimos en diciembre de 2019 teníamos la ilusión de concretar acciones y sueños que nos habíamos planteado, pero nos encontramos con una situación que no estaba dentro de lo proyectado. Hallamos un municipio al que le faltaba mucho en la administración interna, que estaba muy quedado en el tiempo, y eso llevaba a que no tuviéramos en claro algunos números, como por ejemplo la cantidad de empleados.

Cuando uno llega una nueva casa empieza a ordenar desde lo macro a lo micro, después se van viendo los detalles, y de eso se trató nuestro trabajo al principio. No teníamos legajos de los empleados, que eran mas de 100 entre contratados y planta permanente; y los que estaban tercerizados. Hubo que revisar todos los recibos de sueldo, para ver si estaban cobrando lo que correspondía. Se hizo la auditoría, se organizaron los números, se planificó, se busco ordenar la parte legal del municipio. Fue encontrar cada pieza para que empezara a funcionar este engranaje.

-¿Recuerda cual fue la primera acción de la gestión que se realizó en el pueblo?

Nuestro primer desafío en lo concerniente al pueblo fueron los yuyos, que parece una tontera pero, en diciembre y enero, y sin siquiera tener herramientas, debimos afrontarlo. No había motoguadañas, no sabíamos donde estaban, o que había pasado con ellas. Debimos capacitar gente, armar cuadrillas, fue todo un desafío hacerlo, hasta que pudimos encaminarlo.

-¿Cómo fue afrontar la pandemia para una gestión entrante?

Los primeros meses de la pandemia nos detuvo y solo nos enfocamos en la salud y en los servicios básicos. Luego comprendimos que no debíamos paralizar todos nuestros sueños y; cumpliendo con las medidas de bioseguridad, necesitábamos que se notara un cambio en Río Primero, que se viera que eramos distintos y empezarlo a manifestar con algunos hechos. Entonces empezamos a diseñar lo que soñábamos para el pueblo. Mas allá de que hoy estoy en la administración publica, yo soy arquitecta y mi vida es diseñar.

El primer espacio en el que trabajamos fue la Plazoleta Belgrano en junio. También continuamos la obra del Paseo del Centenario e iniciamos el rescate vial, acomodando las calles optimizando los recursos a full, porque no sobraban, ya que el Centro de Salud tenia que funcionar a la perfección, teníamos que hacer sabiendo que el sector salud no debía resentirse.

¿De que obra ya realizada, se siente más orgullosa?

El espacio público que comprende la remodelación de la Plazoleta Belgrano, la laguna, y el Paseo de los Artesanos arman un conjunto que me pone muy orgullosa de haber podido realizar, porque creo que incorporamos al pueblo un lugar de encuentro en donde había un espacio vacío, un no lugar, y lo convertimos en un espacio donde todos quieren estar.

Los espacios públicos son para todos los rioprimerenses, entonces nosotros tenemos que brindar lo mejor, porque ahí, en esos espacios nos igualamos todos. Ahí van tanto niños como adultos, pobres y ricos, todos se pueden encontrar ahí, y esa debe ser la función de los espacios públicos, porque mas allá de la belleza del lugar, lo que revaloriza verdaderamente el área, es el encuentro entre vecinos.

-¿Cómo se dio la intervención en la zona sur?

La posta policial fue pensar en un Río primero con presencia del estado. Yo vi que en el sur era donde menos aparecía el municipio, si bien es la parte mas nueva del pueblo y que se ha desarrollado mucho en los últimos diez años, no teníamos instituciones por allí. La dependencia es un reclamo que lleva muchísimos años en el sector, y en época de campaña, cuando caminé esas calles, lo que mas me reclamaban era la falta de seguridad.

Ese sector del sur de la localidad es parte del proyecto de transformación urbanística de la zona del hipódromo y alrededores. Allí dimos el puntapié inicial con la iluminación de toda la calle Alvear, la posta policial y la puesta en valor del salón del matadero, ahora abrimos una escuelita de verano municipal, para todos los niños que quieran participar. Además estamos tratando de llevar actividades deportivas recreativas y culturales al sector, para que los vecinos de la zona las tengan más a mano.

A la intendenta, que citó a primera hora de la mañana para la realización de esta entrevista, no le «sobra el tiempo» y quiere tratar de no olvidarse de «todo lo que hemos hecho en poco tiempo».

«Estamos interviniendo la plaza de barrio Yacuzzi, un lugar que también necesitaba amor. Ese espacio verde es clave y necesitaba revalorizarse. Queremos entregarle a los vecinos otro lugar donde se sientan bien, y que estén felices del lugar en el que viven», comenta.

-¿Ha recibido agradecimientos por parte de los vecinos?

Una va a las corridas y se detiene poco, pero sobre todo en este último tiempo, la gente es como que tiene la necesidad de decirte como va la gestión. Hacen una evaluación mayormente satisfactoria, tanto gente del pueblo como visitantes de otras localidades. Muchos me agradecen por los espacios que les estamos brindado, no solo los espacios físicos, sino porque le brindamos contención , los escuchamos en el munivomil que es una especie de municipalidad rodante, y las consultas que se receptan ahí son resueltas de alguna forma, entonces el vecino se siente escuchado.

La gente esta mas relajada al no haber tantos casos de Covid, entonces sale y disfruta de su pueblo y eso es importante para la salud mental y física. Quiénes vienen de paseo me dicen que están felices con el cambio, que la encuentran linda y limpia a la localidad. Que le gustan los nuevos espacios públicos que hemos generado y eso nos llena de satisfacción, es como que nos recarga de energía para llevar desafíos mayores en 2021. Nosotros vinimos a construir y que se note. Hablamos con el equipo de que cada vez nos tenemos que ir superando, haciendo de Río Primero una ciudad para todos, donde cada uno encuentre su espacio, donde todos se sientan contenidos.

-¿Cómo se decidió iniciar con las ferias de barrio?

Surgió porque en campaña tuvimos reclamos de productores de hortalizas y verduras, que comentaban su inconveniente de que los viernes al volver del mercado, tenían que tirar la producción a la basura, porque para el lunes ya no servía. Ellos necesitaban tener un espacio para vender esa verdura el día sábado y aminorar las pérdidas, y nosotros no podíamos creer que se tirara toda esa comida, entonces encontramos una oportunidad para que puedan vender su producción. De similar manera conocimos a artesanos que trabajaban en su hogar y no sabían como vender sus productos. Entonces, tuvimos la visión de hacer las ferias con los productores y los artesanos, y le pusimos música para que también la cultura esté presente.

En febrero se organizó la primera, pusimos las pautas y fue un éxito. Todos, vendedores y clientes, nos agradecían por haber generado un espacio de encuentro. Después, por la pandemia, apareció la feria de barrio on line con mas de 2400 personas que publican allí. También gustó mucho, y se agregó mucho producto de panificación. En momentos de crisis económica, fue una pequeña ayuda para que los vecinos puedan llegar a fin de mes.

Mientras, nosotros fuimos preparando el espacio para volver a encontrarnos, y armamos otra feria de las artesanías en diciembre. Un espacio con música y arte con una convocatoria que ha sido muy buena.

Además, con la llegada a los barrios, del munimovil, llega también la feria de verduras un día de la semana. Aclaro que estas ideas surgieron de falencias que fuimos encontrando, son respuestas a las necesidades de la sociedad. Revalorizamos lo que en una época nos identificó, ser un Río Primero pujante, activo y bello, eso es parte de nuestra idiosincrasia y nosotros no podemos permitir que eso se pierda.

-¿Cuantas horas al día es intendenta?

24 horas. Al principio pensé que iba a ser así las primeras semanas hasta que me ordenara. Pero, es al día de hoy que entro al municipio y no se cuando me voy. Las pocas horas en las que estoy en casa trato de contener a mis hijos, porque soy ante todo madre, pero la administración publica me lleva muchas horas. No hay un día en que me vaya al mediodía a mi casa, pero se que para que las cosas se hagan, tenés que perseguir ese sueño a full, no a medias. Acá entregamos todo, eso esta claro y todo mi equipo lo sabe. En el municipio dejamos la vida, y si alguien no lo entiende así, tiene que dejarle su espacio a otro. Estoy muy orgullosa del equipo que me acompaña, ellos saben que soy muy exigente conmigo y saben que tienen que estar disponibles, y a veces han sucedido situaciones a medianoche y estuvieron, me respondieron.

-¿La exigencia que dice tener es por la función que cumple o es un rasgo de su personalidad?

Yo de por si soy así, no puedo estar quieta. Las cosas no se hacen solas, y si yo me relajo todos los demás también pueden hacerlo. Entonces entiendo que yo soy una referente, y nadie de mi equipo puede decirme que yo no trabajo, y al hacerlo tengo la autoridad para pedirles que ellos hagan.

Para poder transformar este sueño en el que la gente ha confiado, votando un pensamiento diferente, nosotros tenemos que trabajar para no defraudar y no traicionar esa confianza que la gente depositó en nosotros. No podemos relajarnos por haber sido ya elegidos, al contrario, tenemos que demostrar que vamos a hacer todo lo que dijimos y mas todavía. No quiero un municipio que haga una obra cada cuatro años.

-¿Alguna vez las críticas la han llevado a replantearse su función en el municipio?

Como toda persona uno tiene sus días y creo que la falta de comprensión y la ingratitud a todos nos cuesta aceptarla, pero siempre tuve bien en claro mi objetivo. Pasé por momentos muy complejos, donde hubo personas que atacaron más a mi persona que a mi puesto, y eso no me pareció justo. Pero yo soy muy perseverante, me fije una meta y la voy a cumplir. No me van a detener aquellos que solo quieren el beneficio personal y no el del pueblo. Sus ataques hacia mí, lejos de apagarme (sic), me fortalecieron.

Nosotros fuimos elegidos para gobernar, somos el proyecto que eligió la gente. La gobernabilidad es un derecho democrático, y todos deberían acompañar, por supuesto, marcando alguna falencia pero teniendo en claro, lo que la mayoría eligió. Si eso estuviera mas claro, sería mejor para que Río Primero crezca, a pasos gigantes y con un gobierno para todos.

-¿Cómo se imagina que será este 2021?

Creo que habrá una nueva normalidad, imagino que no vamos a volver a 2019. Van a quedar costumbres que hemos adquirido en esta pandemia y que la sociedad va a tener que conservar. Mas allá de eso, va a ser un año muy bueno, creo que económicamente vamos a empezar a despegar. Esta pandemia nos ha enseñado mucho sobre que es lo importante en la vida, así que creo encontraremos una sociedad mas madura y responsable. Confío en lo que viene, la vacunación garantizará la salud, y va a ser un año muy positivo.

-¿Usted se va a vacunar contra el Covid-19?

Por supuesto que me voy a vacunar. Confío en la ciencia. Hay parte de la opinión pública, que no deja de ser una opinión mas, que no tiene autoridad para asegurar que sea mala. Yo no puedo cuestionarla la vacuna por algo que leí en redes sociales, me parece una falta de responsabilidad social total. Hay una trayectoria que respalda a los laboratorios que trabajan en ella. Yo, siendo arquitecta, no estoy capacitada para analizar una vacuna, no es mi materia, por eso decido confiar en los científicos, y si me dejaran, sería la primera en vacunarme.

-Sus deseos para el vecino de Río Primero en este 2021…

A mi gente le deseo lo mejor, como ya dije, Río Primero siempre ha sido muy pujante y lo va a seguir siendo. Ha sido siempre muy exigente y lo va a seguir siendo, y eso nos ayudará a mejorar la gestión día a día. Les deseo a cada uno de los vecinos que puedan ser felices, y que estén tranquilos, nosotros estamos trabajando por cada uno de ellos.

Compartir