26 febrero, 2024

Había una vez un…¡Piquillín Rock!

En el mes del Cosquín Rock, recordamos un evento que tuvo como protagonistas allá por 2004 a dos bandas: Eleusis de Piquillín y Nervios de Río Primero.

El disparador de esta nota fue una publicación en redes sociales de Daniel Gomez, «el Hormiga«, un joven de Río Primero que publicó una foto de un volante que anunciaba una segunda edición del «Piquillín Rock».

Entonces, nos dispusimos a preguntar por aquel evento, que a priori, y según la imagen posteada, había tenido al menos dos ediciones.

Daniel formaba parte en aquel tiempo de «Nervios», y con destacada memoria recuerda fechas: «Tocamos con los chicos de Piquillín en 2004. Un 8 de Abril y un 30 de Julio, si mal no recuerdo. Fue en el quincho de la pileta2.

«Lo que más recuerdo de ese evento, es algo que no puedo contar, jaja. Pero estuvo bueno tocar ahí, disfruté mucho«, rememora «el Hormiga».

«A Nervios lo conformábamos; mi hermano John, que era el cantante, yo en el bajo, Guillermo Díaz en la bateria y Gustavo Papa en guitarra«, enumera.

«Muchas gracias por hacerme recordar y tener en cuenta la movida cultural,como podrán ver hablamos del 2004 y hoy en el 2022 sigo apoyando la escena under del rock local», nos agradece el bajista, mientras nos manda «un abrazo».

Eleusis fue una banda de heavy metal originaria de Piquillín que estuvo activa una decena de años aproximadamente. La formaban en sus inicios: Sebastián Odasso, David Moreno, Marcos Barrionuevo, Pablo Andreani y Juan Bustamante.

«Sólo recuerdo que hacía mucho frío«, comenta Marcos Barrionuevo, bajista de Eleusis. «Creo que no tenemos fotos de ese evento2, expresa.

«Sí, al festival lo hicimos con un grupo de Río Primero. ¡Que lindo sería volver a juntarnos con Eleusis!«, dice David Moreno, miembro de uno de los dos grupos que participaron de aquel evento.

2No recuerdo tanto como se organizó, si quienes formaban la banda. El Sebas en guitarra, yo en el bajo, el Negro Marcos de segunda guitarra, Pablo en batería y Juan era la voz«, recuerda el ahora abogado.

«Me acuerdo que un grupo de chicos que nos habían visto tocar en Córdoba, se vinieron en colectivo a vernos en Piquillín esa noche. Ni nos conocían, no eramos nadie, y ellos hicieron ese esfuerzo por nosotros. Fue muy satisfactorio y lo pasamos muy bien», rememora.

«Siempre sueño con volvernos a juntar a tocar con los chicos, aunque sea una vez. Extraño la mística del día de la tocada. Se me viene a la mente el Oso (Barrionuevo) que nos ayudaba a cargar los equipos, Miguel (Castellanos) que estaba pendiente de que todo funcionara y el Fede (Gudiño) que después se sumó a la banda«, se explaya el ex miembro de Eleusis.

«La familia, el estudio y el trabajo han ido haciendo que aquel sueño de hacer música se diluya, pero siempre guardo la esperanza de volver, aunque sea a zapar con los chicos«, finaliza.

Había una vez un… Piquillín Rock, y colorín colorado este cuento ¿se ha terminado?

*Esta nota se publicó originalmente en la edición 111 de Revista El Piquillense

«Nervios» en el Piquillín Rock: