4 marzo, 2024

Ojos que ven y corazones que se sienten

Ulises Gudiño pudo realizarse las intervenciones quirúrgicas que necesitaba para salvar su vista. Para poder costear los gastos médicos acudió a la solidaridad de los vecinos, quienes respondieron con gran solidaridad y amor.

Apelando a la solidaridad de los vecinos de Piquillín, Ulises Gudiño había contado en redes sociales un problema de salud que lo estaba afectando y que necesitaba realizarse una costosa operación.

Uky había sido diagnosticado con queratocono, una enfermedad de la vista que es una deformación de la cornea, que podía llegar a hacerle perder el 80% de la visión.

La intervención quirúrgica costaba $1.500.000 y para poder costearla el joven fonoaudiólogo sorteó su heladera y su cocina, y otros premios que le fueron donando.

Si bien la rifa fue exitosa, no le alcanzaba para saldar todos los gastos médicos, por lo que gracias a varios artistas locales y de la zona, pudo realizar una peña, con la que logró recaudar el dinero necesario.

Ahora sólo le quedaba someterse a las manos de los profesionales médicos, quienes lograron hacer un buen trabajo en los ojos del joven piquillense.

«Me fue muy bien en las dos intervenciones. No solo logramos frenar la deformación y reforzar la cornea, sino que mejore casi un 50% la perdida que tenia», le contó Ulises a este medio

– ¿Con el evento y la rifa pudiste llegar al monto que necesitabas?

¡Si!, con eso y con la venta de espumas locas en el Carnaval.

-¿Cómo seguís ahora tu tratamiento?

Tengo que continuar con gotas por un mes mas, y en tres meses realizar un ultimo tratamiento en la cornea del ojo izquierdo, que era el mas afectado. Va a ser otra intervención quirúrgica, pero menos invasiva que las anteriores.

-¿A quiénes te gustaría agradecerle por su colaboración para que pudieras operarte?

Hay un montón, ¿puedo a todos?, jaja. A mi familia, mi novia, mi hijo, mis papás, mis hermanos y amigos.
A toda la familia de mi papá, los Gudiños y Morenos con sus familias. A cada persona que colaboró con los números y todo su cariño. A las que realizaron donaciones, les agradezco de corazón. Y también a todas las personas que me ayudaron a realizar la peña, el Lalo Villalba y su familia, el Alberto Bustamante, el Luciano Ullúa, Juan Pañuti y todos los músicos que colaboraron. Al club Sol de Mayo, al «Centro» y la Familia Andreani, al Centro de Jubilados, la familia Carrara y a la Iglesia. Y por supuesto a la buena predisposición de la municipalidad, tanto del intendente como también de los chicos del Corralón. ¡Gracias a todos!

Y si, como anticipó Uky, la lista se hizo extensa, casi tanto como el corazón solidario de la gente de Piquillín ante un vecino que los necesitaba. La solidariad ante todo, que así sea, siempre.