«No me gusta en lo que se ha convertido el periodismo»

«No me gusta en lo que se ha convertido el periodismo»

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El ex director del desaparecido periódico Ámbito Regional, Néstor D´Leonardi, es crítico con la actual forma de comunicar: «Yo por muchos años pude decir lo que quise. Hoy los medios han perdido esa independencia», opina.

A mediados de julio de 1987 aparecía, de la mano de un trabajador gráfico, Ámbito Regional, un medio informativo en formato papel. En sus primeras ediciones lo acompañaba un suplemento deportivo, y la gente le decía «el diario» pero en realidad era un periódico, una publicación mensual

«Yo laburaba en el diario Córdoba, y ahí con otro compañero surgió de hacer un periódico deportivo. En ese entonces no había medios gráficos en Monte Cristo. La idea era cubrir en la Liga Regional Colón, la campaña de los equipos de acá. Pero después vimos que debíamos informar sobre otras cosas, como la política y las noticias que sucedían en Monte Cristo», cuenta Néstor D´Leonardi, fundador del periódico.

«Esto era un pueblo, y cuando apareció Ámbito te miraban como un bicho raro, incluso el intendente de ese entonces, Emilio Cattaneo no nos quiso dar una nota. Nos cerró las puertas, no estaban acostumbrados al periodismo», recuerda.

Era un año electoral y quien sí accedió a ser entrevistado y con buena onda fue el candidato radical de ese año, Roberto Gazzoni. «Esa nota estuvo en el primer número del periódico y causó revuelo, nadie sabía que empezábamos a hacer periodismo en la localidad», cuenta.

Luego, una nota con Juan Blangino terminaría siendo el «despegue» del Ámbito. «Fuimos con un cronista y un fotógrafo, grabador en mano tuvimos una charla con quién terminaría venciendo en esas elecciones. Todo el pueblo nos leyó y nos empezaban a tomar en serio».

D´Leonardi, reconoce que en aquellos tiempos era muy futbolero, y que lo que más le importaba era el deporte. Y recuerda particularmente notas con «Charabón» Pucheta, «un histórico del deporte montecristence», y del debut de Fernando Galetto.

Pero vuelve a referirse a Ámbito y rememora los duros inicios sin apoyo municipal: «Sólo algunos kiosquitos y algunos amigos me apoyaban».

Nestor es oriundo de Córdoba Capital y conoció Monte Cristo a principios de los ´80 cuando su hermana se casó con un montecristense. Fue al colegio Manuel Lucero de Alta Córdoba, y allí comenzó a interesarse por la comunicación: «Siempre me fascinó el tema del periodismo. En la secundaria yo hacía el diario del colegio, escrito a mano con lapicera en una hoja».

Antes de fundar Ámbito, trabajó en la fábrica de café Iguapé y finalmente en el año ´98 se estableció en la ciudad.

«Al nombre Ámbito Regional se lo puse yo, inspirado en un diario que en ese momento era muy potente, el Ámbito Financiero. Incluso la tipografía alemana del logo, me gustó a mi, y decidí que se usaría esa», confiesa.

Con el tiempo el suplemento deportivo fue quedando de lado: «Era un buen proyecto, pero en ese entonces era difícil cubrir la liga regional, no había presupuesto, para ir a todos lados y se perdía mucho tiempo», rememora.

Desde el número 2, Ámbito incorporó a Pablo Renella , «recomendado por un amigo periodista», y debutó haciéndole una nota al por entonces gobernador Eduardo Angelóz. «Vino al Club Defensores el gobernador, que era muy querido. En Monte Cristo, era dios», recuerda.

«Yo le daba las indicaciones, porque él no conocía mucho de la actualidad de Monte Cristo. Siempre lo acompañaba a los reportajes», cuenta D´Leonardi sobre Rennella, el comunicador que más tiempo estuvo a su lado.

Néstor recuerda a otros colaboradores como Mónica Villanueva, en la redacción y Osvaldo Montenegro en la fotografía. «Tuvimos un tiempo de corresponsal en Piquillín a Vilma Gonzalez», evoca, al tiempo que reconoce haber tenido buena relación con los intendentes de esta localidad; Arnaldo Strumia y Rodolfo Griffo, con los que tiene «buenos recuerdos».

«Con `Chocho´ Strumia tuvimos onda desde el principio. Una vez le hice un reportaje en el club Sol de Mayo, ese día me cantó lo que iba a pasar en las elecciones de Piquillin (año ´91) . Un visionario, no le erró en nada. Dijo que iba a ser muy difícil desbancar al radicalismo si llegaba al poder en el pueblo», explica.

«Griffo era piola conmigo. Teníamos buena relación. Una vez tuvimos una disputa por una nota que no le gustó. Pero después lo solucionamos», aclara.

«Pasa que yo trataba de ser neutral, y si algo no me parecía bien, lo decía. Eso me trajo más de un problema, sobre todo en Monte Cristo. Nunca oculté cosas por amiguismo, es mi forma de ser. Yo comunicaba lo bueno y lo malo, y con eso me gané que algunos no me quieran. También pasaba que yo no vivía del diario, entonces era mas fácil para mí ser independiente», dice quien hoy, y desde hace muchos años, se gana la vida trabajando en una reconocida empresa de seguridad.

-¿Te hicieron algún reconocimiento por ser el fundador del primer medio de comunicación gráfico de Monte Cristo?

El único reconocimiento que tengo es del Profesor Julio Brandán, un groso de verdad, un gran historiador de Capilla de los Remedios. El recopiló la historia de Monte Cristo, y me nombró como el primer medio periodístico de la ciudad. Para su trabajo me pidió prestada la colección de Ámbito, e hizo una muestra de fotos. Su reconocimiento fue una satisfacción personal, más allá de que nunca me interesó figurar, con decirte que por años casi nadie sabia que yo era el director.

-¿Porqué dejó de salir Ámbito Regional?

Fueron muchas cosas, un poco de cansancio, algunas decepciones, remar contra la corriente, las imprentas cada vez más caras, fue un conjunto de situaciones. Aparecieron otros medios locales y de la zona que el municipio comenzó a apoyar económicamente. Además el Ámbito fue tildado de «diario peronista», y la verdad es que la pauta publicitaria no reflejaba eso. Conmigo se han enojado radicales y peronistas por mis publicaciones, porque siempre traté de ser independiente. Algunos no lo entendieron así y por eso un día dije basta. Económicamente el periódico seguía siendo viable, tenía pauta provincial, municipal y de varias empresas grandes. Pero sentía que en vez de pagarme para decir, me pagaban para no decir, y ese fue el límite. Tengo la tranquilidad de que el diario no se fundió, yo lo dejé de hacer nada más.

En julio de 2015 el Ámbito vería la luz por última vez, 28 años después de su primera tirada. Atrás quedaban más de 200 ediciones, que comenzaron en blanco y negro, y que fueron incorporando el color con el paso de las ediciones. Cientos de negocios y pymes confiaron en sus páginas para publicitar sus servicios, y entre 1987 y 2015 prácticamente todos los emprendimientos de la ciudad estuvieron en sus páginas.

-¿Se extraña hacer el Ámbito Regional?

Sí. Como obrero gráfico y comunicador que he sido, extraño oler la tinta fresca, el papel nuevo, esa sensación inexplicable de cada nueva edición. La emoción de ver como salió todo, si se imprimió bien, si hay errores, pensar en como lo va a recibir la gente. Son cosas que disfruté y sí, un poco se extrañan.

-¿Hay alguna posibilidad de que haya un regreso del periódico?

No sé, se tienen que dar algunas circunstancias. Imprimir es muy costoso y todo se está haciendo digital. Además yo quiero comunicar sin estar pensando en que sí digo algo, alguna pauta se me pueda caer. Yo por muchos años pude decir lo que quise, y hoy los medios han perdido esa independencia. No quiero hablar de más, pero siento que hoy no se hace verdadero periodismo.

-¿No te gusta el periodismo de hoy?

El periodismo ha cambiado, lo que yo hacía antes, ahora no lo podría hacer. Las nuevas camadas de periodistas se preocupan más por las publicidades que por informar con la verdad. Lo critico pero a la vez lo entiendo, en esta actividad es difícil vivir exclusivamente de lo que te da el medio. Por eso comprendo que se protejan desde lo económico, porque si no no habría medios pequeños, sólo existirían aquellos de las grandes corporaciones. Y aún así los grandes medios, tampoco te dicen siempre la verdad. Entiendo las reglas del juego, pero no las acepto. Por eso es difícil que vuelva, aunque extrañe.

Hablaste de lo digital, ¿creés que las publicaciones en papel se van a extinguir pronto?

Y…a los más grandes nos gusta el papel en mano para leer. Hoy es una lucha contra lo digital, igual lo de la extinción del diario de papel ya se hablaba veinte años atrás, y por suerte algunos la siguen peleando. Lo mismo se decía antes de los libros, y sin embargo todavía hay gente que va a buscarlos a las librerías. Me resisto a creer que el papel tiene los días contados.

Antes de finalizar la entrevista, Néstor tira varias frases para retomar su opinión sobre el periodismo actual, «antes los periodistas se animaban a firmar un editorial», y «el medio les permitía opinar». Remarca que «hoy las opiniones tienen intenciones dañinas» y que el periodismo «destruye», en vez de ayudar a «construir una sociedad mejor».

«Hoy los medios nos han puesto de un lado o del otro, se han tomado en serio lo de ser el cuarto poder. Ahora hay periodistas millonarios, porque vendieron su credibilidad al mejor postor. No me gusta en lo que se ha convertido el periodismo. Los comunicadores somos formadores de opinión, y lamentablemente muchos lo usan para mal», cierra.

Compartir