Entrevista

«Tengo la ilusión de que será una victoria para todo el pueblo»

El Chino Luna decidió dejar la comodidad del anonimato y mostrarse a favor de una idea de «un pueblo para todos». «Hoy lo que nace en Piquillín, florece en otros lugares», opina sobre el éxodo de los jóvenes hacia otras localidades.

Su etapa de futbolista ya terminó, y aunque siempre tuvo la responsabilidad social de involucrarse en las diferentes problemáticas de Piquillín, su carrera profesional no le había permitido meterse de lleno en algo tan útil como cuestionado en estos días, la política.

Carlos «el Chino» Luna, decidió dejar la comodidad del anonimato y mostrarse a favor de una idea de «un pueblo para todos», como él mismo describe al espacio que decidió apoyar en las elecciones municipales de Piquillín.

-Se te vio mas involucrado que nunca en estas elecciones, ¿a qué se debe?

En realidad siempre participé en la política, lo hacía desde un lugar de deportista quizás no tan visible, pero siempre me importó lo que pasaba en el pueblo. Mi retiro del fútbol profesional me permitió ocupar mi cabeza y mi tiempo en cuestiones que antes por fuerza mayor debía postergar. Entonces para estas elecciones decidí estar mas presente, participé desde la primer reunión del espacio, siempre estuve al tanto de la campaña, apoyando, colaborando, viajando e involucrándome para que el lugar que tanto amo y en donde viven mi familia, mis amigos, la familia de mis amigos y tanta gente querida, progrese como lo han hecho otros pueblos de la zona. Siempre me pregunto por que no se gestionó, por que tanto estancamiento en Piquillín.

-¿Qué es lo que más te preocupa de la situación de Piquillín?

Son varias cosas, pero puedo mencionarte a nuestros niños y jóvenes que son los que más me preocupan. Creo que venimos perdiéndonos de generaciones de jóvenes valiosos por no brindarles el contexto adecuado para su desarrollo. Veo y valoro mucho lo que los clubes han podido hacer por nuestros chicos, pero se necesita una continuidad, ir un paso más allá. Las entidades deportivas deben servir para ser un lugar de encuentro de nuestros jóvenes, en donde puedan aprender valores, a compartir, a respetarse, a sacrificarse por un bien común sin importar la clase social a la que pertenezca, es un club el lugar ideal para que chicos puedan competir, esforzarse juntos y valorarse mutuamente. Veo que esos niños después se convierten en su mayoría en jóvenes sin oportunidades. Porque no hay trabajo o porque se les hace muy difícil desarrollar su profesión. No quiero ser drástico, pero hoy por hoy lo que nace en Piquillín, florece en otros lugares. Y bienvenido sea el éxito de esos que lograron encontrar oportunidades en otros lugares, pero que lindo sería verlos desarrollarse en Piquillín.

-¿Te considerás uno de esos casos?

Siempre me pregunté que hubiera sido de mí si un representante de futbolistas no me hubiese visto jugando a la pelota por plata. Amo a Piquillín y es probable que hubiera intentado crecer acá. Quizás en principio trabajando de albañil con Bachi Guzmán, como lo supe hacer antes de irme. Compartiendo mi tiempo entre el trabajo y una carrera universitaria, como lo hacen muchos chicos del pueblo, a los que noto que no se les valora ese sacrificio. Pero, ¿habría tenido las oportunidades necesarias para mi crecimiento en mi pueblo o en algún momento de la vida hubiese tenido que optar por irme? Son preguntas que nunca tendrán respuesta porque tuve la suerte de llegar a ser futbolista, y aunque me esforcé mucho para lograrlo, tuve la oportunidad que a muchos otros jóvenes no se les presenta.

-¿Qué hay que hacer en Piquillín para que esas oportunidades les aparezcan a los jóvenes de hoy?

Generar las condiciones ideales para que haya más y mejores fuentes de trabajo. Hoy los piquillenses trabajan en el campo, en changas, albañilería o en el municipio, lugares que no son una fuente inagotable de puestos laborales. Por eso es necesario que haya alternativas y que mejor que una buena gestión ante privados, con un proyecto serio de desarrollo industrial para lograr más puestos de trabajo en la localidad. Tampoco es necesario que las empresas vengan si o sí de afuera, demosle a los emprendedores locales las facilidades para hacer crecer su emprendimiento y que se transforme en más empleo.

Tras su retiro, el Chino Luna tuvo participación en diversas actividades en el municipio en el que reside actualmente.

«No hay un sistema de salud eficiente, no puede ser que en cada campaña se prometan cosas como si nada, como por ejemplo un médico 24 horas, y después eso quede en promesas vacías. No quiero más eso», expresa enérgicamente el ex futbolista. «Y aclaro que no tengo nada en particular en contra de quienes han pasado o están en el municipio, hoy ocupan lugares o lideran las otras dos opciones que tiene Piquillín, ya que tengo amigos ahí a quienes respeto y valoro. Pero a mis 40 años ya no puedo quedarme callado. Si no digo lo que pienso y si no me involucro, no sería leal con mi forma de pensar y sentir».

-¿Porque te acercaste al espacio que tiene como candidato a David Moreno?

Por muchas razones, empezando porque David tiene la capacidad para hacer los cambios que la localidad necesita, un militante de años que ha sabido gestionar y solucionarle problemas a la gente sin tener un cargo ejecutivo en la municipalidad, acompañado de sus compañeros concejales. Y lo mas importante, fue elegido por el espacio. Tiene la madurez que considero que necesita todo servidor público. David y los compañeros abrieron el juego para todo aquel que quería sumarse, con mucha convicción de que la buena gente, capaz, y con ganas de participar está en diferentes lugares. No podemos permitirnos más dejar gente afuera por no coincidir ideológicamente, la política ha cambiado, las sociedades cambian, de la mano de los más jóvenes viene cambiando para bien. Hoy se vota al mejor candidato, la antigua política que te ofrece guita, materiales o cualquier cosa que quiera comprar la dignidad, debe ser desterrada. Hoy cada vez más gente prefiere elegir a las personas más capaces, y David Moreno y sus compañeros reúnen esas condiciones.

-¿Cuáles serían esas condiciones?

Una de las primordiales es la empatía. David hoy es un profesional de la abogacía, pero tuvo que sacrificarse mucho para lograrlo. Es cercano a los que menos tienen porque conoce las necesidades de la gente de primera mano. A él nadie va a contarle que el mango no alcanza, y en un momento socioeconómico complejo como el que estamos viviendo ahora, los vecinos necesitan de lideres cercanos a la gente, es necesario que las decisiones las tomen personas que conozcan las dificultades de los vecinos. Pero también es consciente de que tiene que gestionar para todos, sin importar el partido político. Otra cosa que destaco es que David no es un candidato que quiso serlo por su ego o por seguir un mandato familiar. No lo obsesiona un cargo, es candidato porque le preocupa que el lugar en el que vive se haya quedado en el tiempo.

«Además me gusta el equipo que se armó», reitera el Chino como si se tratara de un club de fútbol, aunque se refiere a algo mas importante aún, la elección de quien decidirá los destinos de Piquillín por los próximos cuatro años.

«Se que no le va a gustar que la nombre, pero la Vale Rufail es un gran valor que pudo sumar a su equipo. Una persona que siempre mostró en privado su preocupación por como vivimos en Piquillín, pero que prefirió mantenerse al margen de la política, hasta ahora. Ella también consideró que era el momento de involucrarse», expresó. «Y no solo ella, un montón de gente que decidió meterse de lleno para que Piquillín cambie, porque cuando digo equipo no me refiero sólo a la lista electoral, que me encanta que haya sumado a jóvenes mujeres que están buscando el sueño de una carrera profesional con mucha garra, si no a todos aquellos que fuera de los focos están apoyando mucho, para que el cambio sea real», añadió. Y remató: «Piquillin necesita de lideres como David y Valeria que inspiren a los jóvenes».

-Reitero, nunca se te vio así de involucrado…

Es que los años pasan y necesito sentirme parte de lo que se decida en Piquillín, y hoy estoy muy entusiasmado con todo lo que se armo en el espacio de Hacemos, se que es la mejor opción para Piquillín, el verdadero cambio. Y así como me pasó a mi, se que mucha otra gente se ha sorprendido con David por sus ideas, sus valores y su capacidad para demostrarte que piensa hacer y como lo va a hacer. Un proyecto serio y totalmente viable. Además lo acompaña el legislador Blangino, quien viene haciendo un gran trabajo en el departamento, trabajando con los productores agrícolas, acompañándolos en su desarrollo y eso es fundamental para un pueblo como el nuestro, acompañar al productor agrícola que es la principal fuente de laburo. Y también tiene el apoyo del futuro gobernador Llaryora, un gran respaldo para los intereses del pueblo.

«Hay que decidirse por uno y David Moreno es mi elección», dijo el Chino Luna.

-¿Cómo consideras que pueden caerle estas palabras a los otros espacios políticos?

No lo se, yo sólo estoy hablando a favor de quien yo considero la mejor opción para Piquillín, no es mi idea hablar en contra de nadie. Los otros candidatos han sumado a gente joven también y eso me gusta, que se involucre toda la comunidad, pero hay que decidirse por uno y David Moreno es mi elección. Acá no hay enemigos, sólo somos vecinos buscando el crecimiento del pueblo y de su gente. Otros ya tuvieron treinta años de gobierno e hicieron poco de lo que dicen que van a hacer de ahora en adelante. Ahora es tiempo de cambiar.

-¿Vas a estar el domingo?

La idea es ir a acompañar a los chicos de Hacemos por Piquillin, y ojalá que la gente del pueblo los elija con su voto. Estoy seguro de que si eso sucede, no será el triunfo de un solo espacio, tengo la ilusión de que será una victoria para todo el pueblo.